Página 1 de 1

Cancún II

NotaPublicado: Mar May 03, 2011 7:05 pm
por Gloria
La segunda vez que pisé Cancún, como dije antes, fue con una valija y con una visión de la vida notablemente más grandes. Viajé con mi marido y la verdad es que pasamos unos días alucinantes (aunque diferentes a los que viví con mi familia muchos años antes, para nada comparables). Esta vez llegaba con otros propósitos y con otras expecativas, sabiendo que lo que me esperaba era totalmente distinto a lo que habían conocido tanto tiempo atrás.

Placer, glamour y placer. Esas eran las 3 palabras que repetía cada vez que me despertaba en Cancún. La realidad es que para vivir a pleno este paraíso en México, la clave es dejarse llevar por el ambiente y no privarse de nada: playas espectaculares, shows nocturnos, los mejores restaurantes y un alojamiento de muchas muchas estrellas. Cuando uno está conectado a este estilo de vida (ojo, cuesta) no queda nada más que relajarse y pasarla bien. Y eso es lo que hicimos nosotros durante los días que pasamos en Cancún.

Tengo que confesar que, a pesar de mi amor por la historia y la cultura, me encontraba tan hipnotizada por los encantos de nuestro destino que dejé de lado mi veta turística. No conocí Chichén Itzá ni la Zona Arqueológica de Cobá, mil perdones a los que están leyendo, se que soy una hereje que no merece perdón. Igual, a no desesperar, voy a compensar mi falta de conocimiento en ese aspecto para contarles los detalles superficiales pero deliciosamente placenteros:

Playas: SIN PALABRAS (les dejo algunas, por las dudas: arena blanca, oleaje tranquilo, agua transparente y temperatura ideal)
Para el paladar: Tanto los que quieran disfrutar de los platos marinos, o para el que no pueda dejar de lado la carne, Cancún tiene miles de restaurante que se adaptan a los gustos (y al bolsillo) de cualquiera. Recomiendo: mariscos en Mocambo y La Parrilla para los tradicionales platos mexicanos.
Golf: si la idea es olvidarse del marido acá esta la solución. Si la idea es tomar sol con el marido, acá está el problema. Las canchas de Cancún son reconocidas en todo el mundo, y un imán para cualquier hombre que pueda mantener un palo en la mano.
Relax: El Grand Spa Cancún, experiencia inolvidable. Salís como un trapito de seda directo a tomar el sol caribeño.

Cancún es pura fiesta y descanso, cualquiera de los dos polos están disponibles en este paraíso mexicano. Yo no me olvido todavía de la sensación de liberación y relax, mi mardio no se olvida todavía del dolor de bolsillo, ninguna se olvida todavía que fueron unas vacaciones ALUCINANTES.